cosas de la vida

El egresado prodigo

Cuando uno es egresado o está en el limbo (recién titulado buscando pega) entra a un selecto grupo de personas llamadas el egresado pródigo, ya que tal como el hijo pródigo uno vuelve a la casa de los padres donde en medio de un ataque de nostalgia te entregan tu antigua pieza que muchas veces aun tiene los posters del colegio.

Lo que nadie te dijo es que al volver uno, cual actor profesional, asume el papel de Elvira del hogar: que le lava loza y hace cama, entre otros. En un principio es molesto, total en la u si quieres te levantas, vas a clases, hacer aseo es opcional, etc. en resumen tu vida, tu desorden, pero en el techo de los papas mandan ellos, si, tal como la frase que te decían cuando chico “mientras vivas bajo mi techo”, bueno resulta que si vives bajo su techo.

Lo sorprendente es que cuando pasan los días/ meses/ años te alegras de tener al menos una actividad por día, por que cuando ya se te acabaron las series, películas, amigos, facebook, juegos, libros, pasear al perro, mirar al techo y postular a pegas, buscas una razón para levantarte de la cama y es tener todo limpio y ordenado para cuando lleguen tus papás, cuya recompensa viene en forma de comida rica, casa gratis, ambiente aseado y que te regaloneen tus viejos. ¡¿Cuándo más vas a vivir gratis?!, pronto se viene la dura época de responsabilidades, trabajo e independencia, así que a ver la parte positiva y aprovecha mientras dure.

PD: Chicos para los que aun están en el limbo y no ven salida: “no hay mal que dure 100 años”, claro que con 100 años nadie te contrata…hablando en serio, a todos nos toma un tiempo levantarnos y encontrar pega, así que no desesperéis que el trabajo perfecto te aguarda en algún lugar de este ancho mundo.

Y ahora que?

Después de mi titulación estaba más perdida que el teniente Bello, no tenía idea de que quería hacer con mi vida y las posibilidades me abrumaban, no sabia si quería trabajar, descansar, seguir estudiando, irme de vacaciones, ser completamente irresponsable, etc. en otras palabras no tenía más que un caos mental de preguntas sin respuesta.

Ahora reflexionando en mi cama me he dado cuenta que por estar tan perdida fue que me encontré, si no hubiese pasado ese momento de caos total mi vida estaría en un rumbo totalmente diferente y no tendría las metas que me motivan a seguir adelante. Es sorprendente que entre más opciones tienes más perdido te sientes y como la falta de un desafío claro te deja anulado.

Por lo menos ya sé que quiero hacer en el corto plazo y tengo el apoyo de mis amigos y familia para lograrlo, así que de todo corazón gracias. Gracias por escuchar esos millones de planes sin futuro, por tener paciencia con los pensamientos inconexos y por ayudarme a encontrarme a mi misma.

PD: Dani te quedo debiendo el post del Saint Jueves.

Me lo para aquí? por favor.

En la cena de despedida de la Lu me enteré que en Bolivia se viaja en trombi y que a las frases como me bajo acá, me deja en el paradero y déjame bajar conchetumare estimado chófer palidecen al lado de ¿me lo para acá?.

Hablando del tema un amigo hizo una gran acotación, ya que estamos en Chile y uno viaja en LA micro la frase debería ser ¿Me la para acá?, sin embargo dado que como mujer me falta el apéndice entre las piernas le tendría que decir al chófer ¿Se le para? (por ejemplo ¿se le para en la esquina? ponte tú), frente a eso me imagino dos escenarios o el chófer me baja de la micro preguntándose de que manicomio me escapé o te dice invítame un copete primero y ninguna de las dos me agrada, en una se me baja el autoestima y en la otra el chófer se baja los pantalones.

Esta pequeña reflexión es para apreciar esas pequeñas y sencillas cosas de la vida que me hacen agradecer vivir en Chile.